jeudi 18 février 2010

Poesía. Federico Garcia Lorca. 1898-1936


Romance de la luna, luna.
La luna vino a la fragua
con su polizón de nardos.
El niño la mira, mira.
El niño la está mirando.
En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y eseña, lúbrica y pura,
sus senos de duro estaño.
Huye luna, luna, luna.
Si vinieran los gitanos,
harían con tu corazón
collares y anillos blancos.
Niño, dejame que baile.
Cuando vengan los gitanos,
te encontrarán sobre el yunque
con los ojillos cerrados.
Huye, luna, luna, luna,
que ya siento los caballos.
Niño, dejame, no pises
mi blancor almidonado...

1 commentaire:

  1. Ce poème est magnifique.
    Il a une sonorité intemporelle.
    MioModus.

    RépondreSupprimer